15 febrero 2008

El Horroroso Cementerio Chile


"Vayan a ver cuántos Miguelitos hay en la población", dice a los periodistas la madre de un delincuente de 14 años que, a pesar de su corta edad, luce un profuso prontuario por robos y asaltos. La mujer vive sola, tiene siete hijos más y ese mismo día también había sido detenida por robo otra de sus hijas. "Vayan a ver cuántos Miguelitos..." una invitación a conocer esa otra realidad, la cruda, la dolorosa, la que padecen millones de chilenos en un país que luce record mundial en desigualdad.

Son miles los Miguelitos que pasan el día parados en las esquinas de las poblaciones, sin futuro, sin posibilidad alguna de romper el círculo horroroso de la pobreza y la frustración, marginados y discriminados son fácil presa de las drogas y el delito. Mis padres aún viven en la población de Puente Alto en que nací, el mismo odiado Puente Alto del poeta José Angel Cuevas, el mismo añorado Puente Alto de nuestra niñez, del poeta Luciano Diaz. En la esquina en donde está mi casa paterna no es necesaria la luz de los postes en la noche, la esquina se ilumina con los fogonazos de los drogos fumando pasta base y yerba. Son estos los Miguelitos que alcanzan presencia y notoriedad en los medios a través de sus delitos, peligrosos para la sociedad, transformados en cifras, números utilizados con fines políticos, mezquinos, por un lado y otro. Los utilizan también los medios, la televisión y sus reportajes sobre los narcos, las bandas juveniles, el submundo poblacional. Luego sólo farándula, la risa estúpida de la televisión, el saturar los diarios y programas con la tontera, invadir y anestesiar los hogares chilenos con la estupidez y la liviandad. Esto no puede ser casualidad, esto debe obedecer a una política planeada, esto busca la absoluta erradicación de cualquier posibilidad de crítica ante los que nos toca vivir, esto es concertado. ¿Cuántos Mozart se pierden en las esquinas de las poblaciones de Chile? ¿Cuántas Primeras Bailarinas se drogan en las esquinas de las poblaciones sin calzar jamás sus zapatillas de ballet? ¿Cuántos jóvenes pobladores entierran sus adorados sueños en el Horroroso Cementerio Chile?

1 Comments:

At 17/5/08, Blogger Margarita Rojas Parra said...

Porfavor Luis me presta este post??

nadie lo ha dicho, y nunca mejor dicho

me lo presta?

gracias

 

Publicar un comentario

<< Home